IRCANA

INSTITUTO DE REHABILITACIÓN CARDÍACA Y NEUROLÓGICA DE ALICANTE

PRUEBAS CARDIOLÓGICAS A DEPORTISTAS

Ciudad Deportiva de la Nucia y en el Hospital Clínica Benidorm

Telf-629715593
contacto@ircana.com
IRCANA: Ejercicio físico
Buscar Dr.

Ejercicio físico

Consumo de calorías por actividad física

La forma física es el resultado de un conjunto de parámetros que condicionan la calidad de vida de una persona.

El entrenamiento es fundamental, cualquiera que sea nuestra edad.

A través del entrenamiento se puede incrementar nuestra capacidad muscular y nuestra resistencia sostenida hasta en un 20-30%.

Vea cuántas calorías consume según el tipo de actividad física.

 

Numerosos estudios han demostrado la relación entre capacidad física y menor mortalidad cardiovascular. Según estas investigaciones, las personas activas tienen entre 7 y 8 menos posibilidades de fallecer por eventos coronarios que los individuos sedentarios.

En el caso de los enfermos cardiovasculares, el entrenamiento físico produce una serie de modificaciones en diferentes órganos (el corazón, los pulmones, los músculos…) que resultan muy beneficiosas. Aquellos pacientes que siguen un programa de rehabilitación cardiaca con entrenamiento físico tras infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca o revascularización, además de prevenir la aparición de complicaciones y mejorar la calidad de vida, también consiguen reducir el número de reingresos hospitalarios.

Efectos beneficiosos

Estas son algunas de las ventajas que pueden extraerse del entrenamiento.

  • Aumento de la capacidad física y consumo máximo de oxígeno (VO2max). El entrenamiento proporciona una mejora en la capacidad física de las personas, independientemente de la edad, el sexo o el estado inicial. Disfrutar de una buena condición física es fundamental para vivir más años y en mejores condiciones. Los beneficios en personas con cardiopatías alcanzan cifras de hasta un 30%, aumentando el porcentaje cuanto más intenso sea el entrenamiento.
  • Efectos a nivel cardiaco. Disminuye la frecuencia cardiaca y la presión arterial, tanto en reposo como a un determinado nivel de esfuerzo. Si un paciente presenta episodios de angina al realizar una actividad específica, tras un programa de entrenamiento, los episodios de dolor desaparecerán. Es decir la angina aparecería mas tarde, a mayores niveles de esfuerzo. Además, el entrenamiento produce una serie de adaptaciones en el corazón que lo hacen más eficaz. Entre otras, se ha comprobado que, en casos de enfermedad coronaria o insuficiencia cardiaca, el entrenamiento puede mejorar la contractilidad, aumentando la fracción de eyección, lo que aporta mayor cantidad de sangre, y por tanto de oxígeno, a los órganos del cuerpo.
  • Efectos a nivel respiratorio. El entrenamiento favorece el aumento del volumen pulmonar, provocando una respuesta ventilatoria más adecuada al mejorarse el funcionamiento de los músculos que trabajan durante la respiración.
  • Efectos a nivel muscular. El músculo entrenado mejora su flujo de sangre y aumenta la capacidad para extraer y utilizar el oxígeno y otras sustancias que llegan a través de ella.
  • Efectos a nivel psicológico. El ejercicio libera en el cerebro una serie de sustancias que mejoran el bienestar, como las endorfinas. Además, reduce la ansiedad y la depresión, mejorando la autoconfianza y las ganas de vivir.
  • Mejor control de los factores de riesgo cardiovascular. El entrenamiento físico rebaja las cifras de tensión arterial sistólica y diastólica. También aumenta las lipoproteínas de alta densidad (HDL-colesterol o colesterol bueno) y disminuye los triglicéridos. Además, aumenta la sensibilidad a la insulina (mejora el control de la glucemia en los pacientes diabéticos) y facilita la pérdida de peso junto con una dieta adecuada.
  • Efectos a nivel sanguíneo. El entrenamiento a intensidad moderada disminuye la agregación de las plaquetas y aumenta la actividad fibrinolítica o capacidad para disolver coágulos sanguíneos.
  • Efectos sobre el ritmo cardiaco. El entrenamiento mejora el balance del sistema nervioso autónomo, lo que disminuye la aparición de arritmias.
  • Efectos sobre el endotelio. El endotelio en una capa de células que tapiza el interior de las arterias. Estas células tienen muchas funciones, de manera que su integridad y buen funcionamiento resultan necesarios para evitar el desarrollo de aterosclerosis. El ejercicio físico habitual mejora su funcionamiento.
  • Efectos a nivel óseo. Como el ejercicio favorece el metabolismo del calcio mejorando su fijación en los huesos, su práctica es también un magnífico tratamiento para evitar la osteoporosis.
es Español
X