IRCANA

INSTITUTO DE REHABILITACIÓN CARDÍACA Y NEUROLÓGICA DE ALICANTE

PRUEBAS CARDIOLÓGICAS A DEPORTISTAS

Ciudad Deportiva de la Nucia y en el Hospital Clínica Benidorm

Telf-629715593
contacto@ircana.com
IRCANA: PSICOLOGÍA
Buscar Dr.

PSICOLOGÍA

Existen algunos aspectos psicológicos de las personas que han demostrado predisponer a la aparición de enfermedad coronaria, e incluso, aumentar la frecuencia de arritmias y muerte súbita. Entre ellos destaca el patrón de conducta tipo A, la ansiedad, la depresión, y el estrés.

La incidencia de alteraciones psicológicas también es muy frecuente tras sufrir un episodio cardiovascular. Aunque estos trastornos van a depender de la personalidad previa del paciente y de la evolución de la enfermedad, hay que reconocer que existen una serie de respuestas habituales muy bien diferenciadas.

En el caso de la enfermedad coronaria, como el infarto agudo de miocardio, la aparición de alteraciones psicológicas puede ser superior al 50% de los pacientes. Durante los primeros días del ingreso hospitalario son habituales las sensaciones de ansiedad, irritabilidad y/o estados de ánimo depresivo. Evidentemente, se trata de emociones reactivas a una situación de miedo e indefensión, pero deben ser tratadas para evitar complicaciones. Tras el alta, al llegar el paciente a su domicilio, seempezará a manifestar la actitud psicológica que realmente adopte ante la enfermedad.

Aunque el paciente se vaya incorporando poco a poco a la vida diaria, en muchas ocasiones experimentará cierta sensación de miedo: a hacer ejercicio, a coger peso, a las relaciones sexuales, a volver a trabajar, etc. Así mismo, si la actitud de la familia es hiperprotectora, el paciente tenderá a la irritabilidad y la depresión, lo que complicará elcumplimiento de las recomendaciones médicas.

En otras ocasiones, por el contrario, al encontrarse físicamente bien, el paciente puede llegar a trivializar su enfermedad. Sería un mecanismo de defensa psicológico conocido como negación de enfermedad, muy peligroso, pues el la persona renuncia a seguir el tratamiento, abstenerse en el control de los factores de riesgo y excederse en la realización de distintas actividades físicas.

Tanto la ansiedad como la depresión o la negación de enfermedad deben ser controladas porque pueden influir negativamente en el pronóstico.

No todos los pacientes pasan por todas estas reacciones psicológicas, aunque muchas de ellas las presentan en mayor o menor grado durante alguna fase de la enfermedad.

Una de las actuaciones terapéuticas de los Programas de Rehabilitación Cardiaca es, precisamente, valorar y tratar las alteraciones en la esfera psicológica que se hayan producido en relación con la enfermedad cardiaca o que existiesen previamente, con el fin de mejorar la calidad de vida del paciente y lograr menos complicaciones y recaídas cardiológicas.